FERIA DE MALAGA

Feria de Málaga...la vida sigue. Feria llena de magia, de luces, de risas, de color, de alegrías y de tópicos. No me importa, llena de tópicos deben estar las ferias.
Sin duda ha sido una de las mejores que recuerdo...a pesar de haber salido serimente perjudicado por culpa de los rebujitos, esa extraña mezcla de vino y seven-up.
El viernes pude saborear uno de los mejores mojitos que jamás probé, incluso me sirvió para recomponer mi maltrecho estómago...
Y tarde de toros. Es otra de mis contradicciones. Siendo honesto, filosóficamente estoy en contra de esta fiesta. Pero lo cierto es que todos los años voy a verlos. Es parte del embrujo del sur, no tengo duda. Es algo con magia, y donde hay magia me gusta estar. Un hombre solo delante de un animal, una danza ancestral y ritual con la muerte, la soledad inmensa del torero ante miles de personas, el vulgo salvaje que pide sangre...no importa de quien, siempre sangre, y un hombre frente a un animal, buscando la gloria, o la muerte. Uno de los toreros triunfó, puerta grande, el otro no pudo matar al toro. Se arrastró por la plaza persiguiendo inutilmente al toro herido, esa tarde ganó el animal. Conozco los argumentos a favor, y en contra, todos los entiendo y comprendo, pero las contradicciones forman parte de mí...

No hay comentarios: