MOMENTOS EN MI VIDA

Hay momentos en mi vida en que súbitamente tengo accesos de ira. No sé si es algo universal o sólo me pasa a mí. Motivo para hacer una encuesta sin duda. Yo tengo esos momentos vitales. Los llamo segundos negros. Estos son algunos de ellos:

Estoy barriendo y sin querer golpeo el recogedor y se esparce todo por el suelo.

Entro al wc de un pub, tres d ela madrugada, y al mirar abajo veo los cordones de mis zapatillas, que se han desatado sin darme cuenta, flotando en ese liquidillo en que se convierte el suelo de los wc de los pubs .

Una paciente, una vez acabada la consulta, se entretiene en ordenar metódicamente sus cosas sobre mi mesa y de forma muuuy tranquila las va metiendo una a una en el bolso.

Me agacho a coger un boli que se cae y tres bolis más, una linterna, veinte céntimos, un depresor y un chicle caen al suelo desde el bolsillo superior de mi bata ante mi mirada de "esto-no-puede-ser".

Me llaman desde Orange a las 15,30 a ofrecerme nosequé contrato y me regalan un móvil, una chica que me llama con número privado.

Intento llamar a mi banco y tras diez minutos, tres euros más para telefónica no consigo otra cosa que hablar con diferentes contestadores automáticos repitiendo siempre lo mismo: “quiero consultar un movimiento de tarjeta”.

Llaman por teléfono a un familiar mientras entrevisto a un paciente (suele ser un politono de lo más hortera, nunca imaginé que Manolo escobar tuviera politono) y se pone a explicar al personaje al otro lado que no puede hablar ahora, que el médico está viendo a la Jeni. Que sí que sí, que luego lo llama. Que sí que sí, que ella cree que la Yeni tiene una apendicitis, pero aver qué dice el médico. Que sí que sí que yo también te quiero rafael, un besito, muac muac.

Intento entrar en una web del servicio andaluz de salud a la que me suscribí hace tiempo. No recuerdo la clave, ni la pregunta secreta ni tengo a mano mi tarjeta de la seguridad social, ni una nómina, ni nada...

De todos los momentos que odio, el que ocupa el número uno sin duda: Ocho de la mañana me he despertado, giré la cabeza a mi derecha y no estabas tú.

No hay comentarios: