WOODY ALLEN

Ayer vi la peli Vicky Cristina Barcelona. Podría decir que hace tiempo que no veo una peli tan mala, pero sería incierto pues hace apenas una semana tuve el placer de ver Los Cronocrímenes, quizás la película más mala del mundo mundial (exceptuemos las pelis japonesas con las que suelo deleitar a mis compañeros de guardia).
Woody Allen es un tipo peculiar. Tan peculiar, que en mi adolescencia mi libro de filosofía estaba forrado con su cara, con esa especie de sorna neurótica que tan sólo algunos pueden lucir. Sin duda es alguien muy especial. Aún tengo el libro de filosofía en casa y casi todas las semanas releo algo.
La película es un poco irreal, los personajes poco creíbles, el doblaje horrendo, Penélope Cruz lamentable (igual le dan el Óscar esta noche y me tengo que tragar mis palabras...), Javier Bardem no da el pego ni patrás, y la banda sonora patéticamente typical Spanish (Granada, Albéniz, Paco de Lucía con entre dos aguas...ufff eso ya está más visto que la Peneca). Bueno, salvaré la cancioncilla de Giulia y Los Tellarini...Barcelonaaaa..
El argumento...bueno. Pasable, pero nada del otro jueves, aunque Rebecca Hall en su papel de chica con dudas (Vicky) tiene su puntillo.
Sin embargo, los genios siempre van dejando pistas de su magia y su virtuosismo. Y no me refiero al morreo de Penélope Cruz con Scarlett Johansson que se queda en un flús. A lo largo de la peli Allen nos va dejando perlitas en forma de diálogos o frases, que es lo único que salva el tema.
Me quedo con una frase, son quince segundos, y en ella se resume toda la película. Pensándolo bien,. quizás por tan solo esos quince segundos de diálogo merece la pena verla. Es una conversación en un monasterio de Oviedo entre la chica americana a punto de casarse y el latin lover de Bardem:
Ella: -Pero yo aguanto el alcohol.
ÉL: -No me dijo lo de su gastritis
Ella: -No, no...porque es una persona inmadura, y como es romántica es...es autodestructiva; y por un simple momento de pasión abandona por completo todas sus responsabilidades.
Ahí queda eso. En mi opinión en tres frases es capaz de resumir 2.500 años de filosofía occidental, y 5.000 de la oriental...Otro día hablaremos del tantra, aunque eso es motivo de otro post.

3 comentarios:

Gemma dijo...

Totalmente de acuerdo, pero a pesar de todo recomendaría verla...

La pasión es destrucción por definición, pero a veces para construir primero hay que deconstruir...

Espero tu post filosófico.
Besos
Gemma

Alv dijo...

La peli hay q verla en V.O., si no es un follón entre inglés y español q no hay quien se entere... a mí sí q me gustó, me reí bastante y de hecho el q creo totalmente prescindible es el Bardem... Penélope, pos bien, aunq ni su mejor peli ni tp pa tanto...

rqgb dijo...

La ví...en V.O. y me decepcionó. Un Woody comercial para un público evidentemente no español y una Penélope agradable de ver, pero no merecedora de un óscar...como dice Alv, no es su mejor trabajo ni la película es para tanto...

Yo también espero el post filosófico :)