PEDIATRA

Consulta de pediatría: A pesar de que el paciente/ usuario/ cliente siempre que va al pediatra imagina que a su hijo lo ve un pediatra (tiene cierta lógica, ¿no?), en muchas ocasiones es un médico de familia haciendo labores pediatrísticas. Ítem más, en muchas ocasiones es un residente el que cumple dicha misión, especialmente en los hospitales.
Esta mañana Víctor Bárcenas pasa consulta de pediatría. Una mujer de unos 40 años entra en consulta con su bebé de pocos meses en brazos.
La señora se sienta y lo mira con aire de desconfianza.
-Dígame señora -pregunta Víctor.
-He venido porque don Rogelio me dijo que viniera, resulta que el niño no me coge peso -dice la mujer con tono desanimado.
Víctor mira la pantalla del ordenador, donde su pediatra ha escrito: "Lactante de 2 meses con lactancia materna. La madre acude refiriendo que no coge peso. Pido analítica y la cito en 3 semanas para control"
Esta es la oportunidad que necesitaba Víctor para demostrar sus dotes de experto conocedor de la lactancia. Precisamente acaba de volver de un congreso sobre nutrición infantil (su tutor está empezando a hartarse de un residente tan congresil por cierto). Así es que va a desplegar su profusión de conocimientos.
Según un estudio publicado en el New England Journal of Medicine, el 30% de los casos de retraso en el desarrollo ponderal (que así llaman a los niños canijos), se deben a un déficit en la secreción láctea. O sea, que el niño chupa y chupa, pero no saca ni gota.
Víctor Bárcenas. Residente por derecho, se levanta flemático y le dice a la señora:
-Si no le importa, deje a Luciíta en el carrito.
La señora obedece...
-Ahora levántese, ábrase la camisa y quítese el sujetador por favor.
La señora obedece a las órdenes del doctor. Víctor acaba de descubrir que, efectivamente, los estudios del New England tenían razón.
Víctor palpa las mamas de la mujer y detecta que, a pesar de ser de un tamaño importante, la mayoría del mismo no es tejido glandular, sin apenas leche.
-Señora, ya he detectado el problema. Su hija no crece porque sus pechos, a pesar de ser tan grandes, no tienen suficiente leche.
-No creo que sea por eso porque...
-Oiga señora, se lo digo porque acabo de venir de un congreso, precisamente sobre ese tema, así es que puede estar segura que YO sé más del tema que SU pediatra.
-es que... -replica la mujer.
-Bueno señora, ¿no me irá usted a decir que sabe más que yo? Que sepa que eso es así. Le voy a recetar una leche de bote y verá como la niña crece más rápido que una lechuga.
-Es que yo soy la abuela, le iba a decir que la madre no pudo venir -dice la mujer azorada.
-Bien, puede usted ponerse el sujetador -Víctor, primero desea que el suelo se lo trague, luego toma nota mental: En pediatría siempre preguntar quien carajo es la persona que trae al niño a consulta.

4 comentarios:

Juana dijo...

jajajajaja ¡genial! ¡genial! ¡genial!
En ese momento es cuando uno piensa eso de ¡trágame tierra!

Madnik dijo...

bueno.... pero la awela se ha dejado magrear a conciencia... si no lo hubiera imaginado... se habria quitado la camisa???
si al fin y al cabo todo es por el mismo motivo Pornofo.

Anónimo dijo...

y la tierra deseó hacerlo...pero no pudo!!!!ja,ja tómalo como una broma

Gemma dijo...

Un monstruo este Bárcenas...pero la abuela tiene tela también...