Y NOS DIERON LAS DIEZ...

-Oiga, que "algunos" tenemos que trabajar por la mañana -el familiar de un paciente detiene al médico que acaba de salir de la sala de reanimación al largo pasillo.
-Perdone, pero tengo prisa...¿quién es su familiar? ¿qué le sucede?-el médico no quiere parar. Sabe que su misión es urgente, y cada segundo que pierda en discutir es absurdo.
-Mi padre está con un dolor en el pie le pusieron una inyeccion y está mejor pero lleva cinco horas esperando para una radiografía -el familiar parece indignado -yo creo que esto ya es cachondeo.
-Oiga, como habrá visto u oído, ha habido un accidente de tráfico con mucha gente bastante grave -explica el joven médico sabedor de que va a aclarar el malentendido -el servicio de radiología está al 150% trabajando, y los que estamos en urgencias también pero hay dos personas muy graves. Si me disculpa, tengo mucha prisa pues debo atender a un paciente.
-Oye, ese no es mi problema, mi problema es que mañana a las siete tengo que estar en pie, y son las tres de la madrugada.
-Le insisto en que no puedo entretenerme, pues hay pacientes graves, piense que si fuese un familiar suyo el que estuviera grave le gustaría...
-A mí me toca los cojones lo que me digas...que sepas que te voy a poner una reclamación, si no le haces una radiografía a mi padre, pero cagando leches. Vaya panda de flojos que hay en el seguro. esto lo arreglaba yo en tres días. Para eso llevo veinte años pagando, para que me tengan aquí esperando como un donnadie.
Víctor no ha cenado, son las tres de la madrugada y un accidente de tráfico con víctimas múltiples tiene ocupado a casi todos los médicos, enfermeros, celadores y técnicos de la zona de urgencias. Un paciente ya está en quirófano, el otro está en el Scanner donde ha convulsionado, Víctor se dirigía a radiología cuando ha sido abordado por el indignado familiar. La zona de urgencias se ha convertido en una especie de campo de batalla. Algunos pacientes, sin patologías serias han decidido irse a dormir a casa. Volverán como las golondrinas de Bécquer. Otros esperan con una mezcla de impaciencia, preocupación y morbo.
-Mire señor...-Víctor va a echar por la borda cuatro años de formación, mira con desprecio al señor con bigote que le obstaculiza el paso- haga el favor de ponerme una reclamación, pues la verdad ni sé quien es usted ni su padre, pero sin duda estará muy orgulloso de serlo. Mientras usted va rellenando el papelillo de la reclamación, yo voy a radiología. Muchas gracias.
-Pues que sepas que se te va a caer el...-las palabras del usuario/cliente salen escupidas de su boca al aire helado de las urgencias. Pero no llegan al médico, las palabras caen al suelo porque Víctor ya se aleja por el pasillo con el paso acelerado de quien sabe que debe recuperar los segundos que alguien robó a quien realmente los necesitaba.
A veces podemos tener la sensación de que el cubo donde vamos depositando nuestras ilusiones tiene un agujero enorme por donde escapa todo. A ese agujero hoy se le llama insolidaridad, mi abuelo le llamaba poca-vergüenza...esa mañana me dieron las diez. No hubo reclamación.

4 comentarios:

Vicky dijo...

y por que no preguntarle su nombre? "caballero le voy a poner una reclamacion a usted por amenazarme, asi que digame su nombre completo"...que poca solidaridad hay en este planeta...

Anónimo dijo...

solidaridad es que si tienes algun problema te tengas que ir a un medico de pago, aunque pagues tu seguridad social, ya en uno publico se creen que hacen demasiado....

Anónimo dijo...

anonimo, lamento decirte que eso que dices es la tipica demagogia del "pa eso pago". Pagas seguridad social para otras cosas. La deguridad social no tiene nada que ver con la sanidad, eso era hace más de 50 años entiempos de Franco. Hoy la seguridad social paga las pensiones, y la sanidad es pagada por las Comunidades autónomas. Lo que no se debe es ir a las urgencias exigiendo que le resuelvan el problema que arrastra hace meses YA que "pa eso pago seguridad social".España tiene uno d elos mejores sistema públicos sanitarios, y si no, miremos al extranjero. Lo que no podemos evitar es que siempre hay listillos que quieran abusar.Y si no me salgo cn la mía..pues a rajar contra el seguro y los medicos y a hablar bien de los privados. Yo he trabajado en la medicina privada y te aseguro que lo que hay ahí es un montón d eengañabobos y un monton de bobos que se dejan engañar y sacar el dinero, te lo aseguro.

Anónimo dijo...

Como me ha recordado mis años en la urgencia de un gran hospital¡¡¡y que no cambia la gente¡¡¡