MI FILOSOFÍA DE BOLSILLO

Querido lector (mejor dicho querida lectora, pues me da en la nariz que tengo mayoría de lectoras, ¿seré una especie de Corín Tellado?), te propongo un juego sencillo: Reflexiona durante diez segundos: ¿Eres feliz?, y luego puedes seguir leyendo.

Si tu respuesta fue sí, he encontrado la felicidad, soy feliz plenamente, etecé, etecé, pues muy buenas noches, puedes ir cerrando esta ventanita y darte una vuelta por tu vida.

Yo hace algún tiempo me hacía la misma pregunta en uno de mis Momentum-anoxia (en otro post entraré en detalle con estos instantes). Hubo un punto (ciertamente filipino) en que me decidí: No soy feliz. pero sobre todo: No quiero serlo.
Ahora...prepárate para mi manual de Filosofía-de-todo-a-cien:
En mi opinión, el ser humano basa su existencia en dos pilares: La búsqueda y la comunicación
La búsqueda: La búsqueda de emociones, de sensaciones, la búsqueda de mejores condiciones de vida, de personas, de situaciones, de sabores, de placeres. Y la sensación de "felicidad plena", de sentirse satisfecho y plenamente feliz, impide el seguir buscando, impide ese movimiento.
Reniego y renuncio a la felicidad rácana y avara de quien se siente feliz de puertas para adentro, encerrándose en el miedo a dejar de ser feliz, quizás en el fondo encerrándose en el miedo a sí mismo. Quizás esa misma búsqueda es la que te hace visitar mi blog, despertarte cada mañana esperando que algo mejor suceda. O simplemente ayudar al otro.
¿Si la humanidad hubiera sido Feliz hubiera avanzado?. Seguiríamos en el Paleolítico ( lo que también tiene sus ventajas, pues no existiría un programa dedicado a Belén Esteban)
Y la comunicación. Quizás derivada de lo primero, las personas sobre todo somos eso, comunicación; conversación ,palabras, gestos, sonrisas, miradas, caricias, o besos (de sexo ya ni hablamos). La persona plenamente feliz no necesita conocer nuevas personas, entablar nuevas relaciones, conocer, ver...
A veces pienso que elegí mi trabajo porque me da la posibilidad de comunicarme permanentemente con la gente...y lo disfruto.
Por ello al final de mi reflexión me di cuenta de que lo único que necesito para sentirme bien es tener salud. El resto simplemente es cuestión de tener la capacidad para buscar y comunicarse.
Quizás al final del camino, cuando eche la vista atrás descubriré que fui feliz en mi búsqueda, en mi encuentro con la gente. Tengos mis momentos favoritos. Al igual que mi boli de la suerte, tengo mis momentos de suerte. Son esos instantes, a veces fugaces, en los que te sientes el ser más afortunado sobre la tierra, en los que acaricias el final de la búsqueda, y que yo denomino momentos mágicos...los momentos de felicidad que van salpicando mi existencia, mi búsqueda, mi camino...my way
...
Cuando camino descalzo sobre la hierba
Cuando vuelo con mi bici respirando un aire sólo mío.
Cuando miro la luna
Cuando encuentro una voz amiga.
Y cuando te beso
...
Cuando un paciente me dice gracias
Cuando descubro que el otoño se acerca por los cielos rojizos en mis mañanas azules.
Cuando nado y mi cuerpo vuelve sentirse agua
Cuando bailo y me siento música
Y Cuando te añoro
...
Cuando tropiezo con unos ojos inesperados
Cuando respiro la sal de mi mar
Cuando escribo
Cuando te espero
Cuando me esperas
...
Cuando me acerco a quien me necesita
Cuando salta la chispa de la risa
Cuando miro a mi pequeña durmiendo como sólo los niños pueden dormir
Cuando respiro la sal de tu sal
Y cuando el sueño me arrebata meciéndome en tus curvas.
...
Finalmente, me di cuenta que quizás el truco está en ir salpicando nuestras vidas de momentos de magia. Búscalos...

12 comentarios:

Anónimo dijo...

TE QUIERO.

Marian y Virtu dijo...

Felicidades por el blog, está genial.

Nebulina dijo...

Tengo que cerrar la ventanita :P
Un beso

Juana dijo...

Para mi ser feliz es "aceptar" lo que venga, sea esto lo que sea ..... nadie dijo que fuese fácil, pero ¡fascinante! si es.
Un abrazo y ¡feliz día! jeje

Juana dijo...

Por cierto, Twitteo algunas de tus entradas, espero que no te moleste, si no quieres que lo haga, me lo pones por aquí.

salva dijo...

gracias Juana. No me importa que twitees mis entradas, al contrario, te lo agradezco.

Ana dijo...

La felicidad plena no existe, siempre hay problemillas o problemones que hace que la vida sea como una montaña rusa, unas veces se está en lo alto y otras a ras de suelo o en el rango entre ambas.

Yo también elegí mi (futura) profesión por la posibilidad de comunicarme con la gente. Al menos una de las razones.

Un saludo, sigue reflexionando :)

Dra. M. dijo...

Yo soy plenamente feliz porque nunca dejo de luchar, de aprender, de saborear el instante. La aventura de la vida es en sí felicidad; una sonrisa, un beso, un gesto y un nuevo amanecer sin nada que perder.

Saludos.

Deneb dijo...

¡Pues yo soy féliz!...
Y sigo leyendo porque la felicidad es un estado fugaz que trato de alcanzar y descubro en cada momento. Y siempre encuentro.

Juana dijo...

Hay una ciudad donde viven todas las historias jamás contadas. Sus reyes ocultos son los narradores de cuento. @cuentosminimos.

Uno de los reyes ocultos, eres tu, con total seguridad.

Anónimo dijo...

chico tu conyundes vivir la vida con consumirseen la vida no porque un vicio lo compartan millones de personas se convirte en una facultad lo mismo que la rosa es la rosa la vida es la vida.

salva dijo...

Hola anónimo.No creo estar conyundido. Muy interesante el ejemplo del vicio compartido, y efectivamente la rosa es la rosa y la vida es la vida...¿? De todas formas gracias por tu aportación surrealista