PACIENTES

Un amigo me comentó una vez que sólo se me ocurrían chorradas para hacer estudios, estadísticas o publicaciones (y llevo unas pocas). Totalmente de acuerdo. Sin embargo creo que algunas de mis ideas para realizar estudios estadísticos no son del todo descabelladas. También estoy harto de ver en los congresos el tipico estudio: "Perfil de las usuarias de píldora anticonceptiva en un centro de salud", "Estudio del control de las cifras de hemoglobina glicosilada de un cupo médico", "control de la TA mediante AMPA...".
Mi estudio acerca de la efectividad de la bufanda previniendo resfriados aún está pendiente de llevarlo a cabo, pero sin duda (a pesar de que un amigo internista me dijo que era un estudio absurdo), algún día lo realizaré.
Lo que me trae hoy es mi último estudio; y puesto que este es mi blog, pues, aquí voy a ir publicando los resultados preliminares.
Lo primero, el título del trabajo: ¿Cómo denominamos a nuestros pacientes?.
El objetivo es determinar la forma en que los sanitarios denominamos a nuestros pacientes, tanto para hablar de ellos como para hablar con ellos.
Los primeros resultados están siendo descorazonadores:
-45 %: los denominamos como Abuelillos, abuelos o abuelillas, en caso de ser personas mayores de 70 años..."tengo un abuelillo con un dolor en la barriga más raro..."
-22%: El paciente pasa a perder personalidad, y ser una entidad nosológica, enfermedad, síndrome o parte del cuerpo. En el momento en que tenemos una sospecha clínica, Juan López pasa de ser un paciente a ser ¡una neumonía! o una simple fractura de tobillo. Ejemplo: "Oye, la apendicitis del sillón cinco que pase a camas"
-15%: En caso de ser extranjero, el paciente directamente corre el riesgo de ser encuadrado en el grupo de guiris. ¿El guiri de la fractura de cadera donde está?.
-5%: En caso de ser primo segundo del quinto pinche de la cocina, pasa a ser "compañero/a", es decir, de-la-casa. Esto implica que esta persona tiene un estatus tal que, aunque será tratada igual que todos, tiene derecho a tener un familiar dando vueltas por la urgencias y preguntando a todo el mundo acerca de su primo, consultando a todos los especialistas y pidiendo todo tipo de pruebas extrañas.
-10%: Pacientes, enfermos (esta palabra es más usada por los internistas curiosamente)usuarios o clientes
-3%: Personas. No comments
Triste, pero son las estadísticas. Como decía, estoy aún en pleno estudio, e igual van cambiando los números.
Sigo en espera de los resultados finales. Esos ya los publicaré en el NEJM, o al menos en la revista Qué me dices, según mis amigos los científicamente-correctos.

2 comentarios:

Nebulina dijo...

Pues sí..es triste pero es lo que hay :S
Un beszo!

Anónimo dijo...

Te doy mi estadistica, por si te sirve de algo:
.-40% abuelomas
.-25% totalgias (le duele todo)
.-10% rumoros (rumanos, moros y demas)
.-5% I30 I30 (BOBOs)
.-20% arguiñanos (con fundamento)