BOLSA CACA

Me levanto cansado. La guardia de ayer fue extenuante. Y para colmo tengo un hambre atroz.
Ignoro la causa, pero mi trabajo me provoca hambre. Afortunadamente no cojo ni un gramo a base de horas de bici.
Pongo la cafetera, y pongo la radio. Son mis dos primeros gestos cada mañana.

Entonces...zasca! La gran noticia del día.
¡¡Bolsa Caca!!
Son mis amigos, los publicitas, publicitarios o publicadores, sin duda los seres más inteligentes sobre este planeta desde el fallecimiento de Espinete han diseñado una nueva campaña, pero esta vez es ecológica y medioambiental.
Nuestros amigos de los supermercados, en un gesto insólito y nunca visto; en un gesto de desprendimiento y amor por la madre tierra, deciden prescindir de la bolsas de plástico. Para ello se despliega una campaña publicitaria sin precedentes en defensa del medio ambiente: carteles, folletos, publicidad en televisión, internet...
Qué alegría por la mañana, por fin el mundo de la empresa, los tiburones del comercio, se han dado cuenta de que hay que inveritr en medio ambiente...

Tres meses antes de mi mañana de felicidad verde:

Sala de reuniones en la decimoquinta planta de las Oficinas Centrales de Supermercados Terratul, la planta Noble. Se reunen la Junta Directiva y los publicistas, gran jefe incluídos. El gran salón huela a maderas. Alrededor de la mesa de cristal, once personas trajeadas.
-Bueno señores, el primer punto del orden del día: Hay una nueva directiva europea que nos obligará a retirar las bolsas de plástico en dos años -dice el secretario económico -Tenemos la opción de cambiarlas por bolsas de polietileno que son biodegradables. El precio es parecido, pero necesito su visto bueno.
-Vale, me parece bien -dice el Presidente, ya pensando en los centollos que le esperan al acabar la reunión y en la rubia platino que conoció anoche.
-¿Pasamos entonces al siguiente punto?
Entonces habla Marc Obiols, el publicista.
-Tengo una propuesta señores -el público mira al joven publicista, recién salido de los hornos de Yale y con su máster debajo del brazo.
-La solución es distinta. Les propongo que montemos una campaña publicitaria "independiente", una página web y nos gastemos una pasta a todo trapo. Objetivo: decir lo malas que son las bolsas de plástico para el medio ambiente. Luego le hacemos el favor a nuestros clientes de retirarlas de la circulación. Por último le hacemos un nuevo favor: venderles bolsas ecológicas. Bueno, tenemos una oferta para unas bolsas a buen precio. Igual cuela.
Hemos calculado una inversión de un millón de euros. En dos años ganaremos once millones.
-A ver Marc -dice el subdirector general -en serio, ¿tú te has creído que los españoles son tontos? eso no colará.
-¿Tu crees?
-No es que lo crea, es que estoy convencido. La gente no se lo va a tragar. Los españoles no somos tan cencerros como los yankies...¿y cómo prentendes llamar a la campaña...Bolsa Caca o algo por el estilo? jajaja -rie el subdirector burlándose del joven publicista. Nadie más le ríe la gracia

Tres meses más tarde reflexiono:
1.-Existe una directiva que obligará en corto plazo a la retirada de las bolsas de plástico no biodegradables, pudiéndose sustituir por bolsas homologadas.
2.-Se estima que los supermercados se ahorrarán muchos millones de euros anuales con este tema. Y para colmo resulta que les tenemos que agradecer el favor. Y encima quedan de ecológicos.
3.-¿Que será de las señoras que van al mercadillo cuando de pronto se ponga a llover, si no pueden ponerse una bolsa en la cabeza? Si se ponen una de papel no va a funcionar..
4.-Si somos realistas: ¿Nadie en este país reutiliza las bolsas para usarlas como bolsas de basura? Si le echo una ojeada a cualquier contenedor veo que el noventa por ciento de las bolsas para la basura son bolsas de supermercados reutilizadas.
5.-La página web patrocinadora de la campaña Bolsa Caca es una página de Carrefour
Yo soy bastante cortito de miras, de hecho me perdí bastantes capítulos de Barrio Sésamo, pero aquí me huele algo a que alguien va a ganar una pasta...y no soy yo.




3 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Tú lo has dicho... dinero en sacas, de rafia, pero no tuyo ni mío.

Anónimo dijo...

Clarisimo... nos la an colao, como siempre.
saludos.
Amely

Carrefour dijo...

Buenos días Salva:

Si nos permites, nos gustaría desde Carrefour participar en el tema que tratas en tu blog.

Detrás de la decisión de sustituir las bolsas de plástico por otras más ecológicas y biodegradables no hay una estrategia ni de marketing ni económica. Existe por nuestra parte un compromiso claro y duradero en defensa del medio ambiente, compromiso que se plasmó en el año 2001 con nuestra adhesión al Pacto Mundial de Naciones Unidas.
Son muchos los estudios mundiales que alertan de lo perjudiciales que son las bolsas de plástico, de las que solo un 1% llega a reciclarse convenientemente. Hemos querido adelantarnos y adaptarnos al Plan Nacional Integrado de Residuos sustituyendo estas bolsas por otras más ecológicas y biodegradables como las de rafia, fécula de patata industrial, algodón, nailon o los carritos plegables. Carrefour en ningún caso obtiene beneficios de este cambio ya que vende las bolsas a precio de coste, y si algún día esto llega a ocurrir, procederemos de inmediato a bajar su precio. Nuestros clientes pueden también traer sus propias bolsas o carritos de casa.
Respecto a las antiguas bolsas, los costes no invertidos en su producción van a ser destinados a seguir colaborando activamente, y ahora con más fuerza, en proyectos sociales y medioambientales que sabemos requieren de nuestra participación, con organizaciones como Cruz Roja y el Banco de Alimentos, a los que vamos a donar 2 millones de comidas para ser repartidas en 132 ciudades españolas, o con SEO/Birdlife y Global Nature con los que llevamos años trabajando.
Creemos firmemente en la necesidad de dar un paso más en la conservación y recuperación del medio, y con nuestro esfuerzo y el de nuestros clientes podemos lograrlo.
Esperamos haber aportado información importante a tu post, y te agradecemos que nos des la oportunidad de expresarnos en él.
Un saludo. Carrefour.