AMIGOS DE VERDAD

Frase del mes:
"Yo, amigos de verdad, los puedo contar con los dedos de una mano" -decía una amiga hace unos días.
Es una frase que suelo oír de forma relativamente frecuente, y además con cierto orgullo por parte de quien la dice.
Otra frase manida y muy usada: "Es que los amigos de verdad son los que están en los momentos difíciles".
Son frases, conceptos que vamos aprendiendo y que se van integrando en nuestras neuronas hasta llegar a creernos que son frases inventadas por nosotros.
Y yo me pregunto: ¿es una suerte el tener pocos amigos pero buenos? (otras frase rácana y manipulada), ¿Es realmente necesario pasar un mal momento para valorar un amigo?
Si lo analizas , es bastante egoísta el considerar amigos o buenos amigos sólo a aquellos que te pueden ayudar cuando lo necesitas, o tú a ellos, en una especie de relación simbiótica como la concha y el cangrejo.
Estas frases, estos conceptos son frutos de la tacañería emocional y sentimental en la que vivimos.
Igual que hace algunos meses pedía besos, creía ( y creo) que es bueno besarse, tocarse o enamorarse sin miedo, hoy me niego a loar la pobreza intelectual del que renuncia a la amistad.
Yo tengo un concepto: Amigo mío (o amiga, claro), es aquella persona cos la que me siento a gusto, con la que comparto cosas. Amigo es aquel ser humano que te puede ofrecer su casa para quedarte a dormir, su hombro para llorar, su mirada para sonreír, o que simplemente te desea que seas feliz, personas con las que puedes compartir emociones y sentimientos (pasiones ya entramos en el cenagoso terreno de si es posible mezclar amor y amistad, pero eso es motivo de otro post)
Yo me siento orgulloso y contento de tener muchos, muchísimos amigos, de considerarlos como tal y de quererlos como tal, y creo que todos deberíamos tener amigos, y considerar la amistad como algo que nos enriquece, nos llena y nos expande en lugar de como un escaso y avaro bien que guardamos con celo bajo el colchón oxidado y mohoso.
A todos vosotros y vosotras, gracias por serlo.
He dicho.

5 comentarios:

somosmedicina.com dijo...

Pues lo dicho, estoy completamente de acuerdo. Un buen amigo no debería ser medido por favores y malos ratos sino por afinidad y buenas risas.

Algo mejor nos iría.

Anónimo dijo...

yo me considero tu amiga. Y eso es algo importante...tiene mucha razon en tu post

compi1 dijo...

En el suplemento dominical de un periódico leía algo sobre esto, sobre el respeto y la confianza mutua como bases de la amistad y la calificaba como algo "raro y precioso". Mmm..., para mí la definiría mejor como un "regalo" por lo que tiene de emoción y de sorpresa cada encuentro con el amigo; por la gratuidad, la no-posesión y el no-reproche (que la diferencia del amor pasional por ejemplo) y porque se disfruta tanto al recibirla como al darla. !Todo un placer!!!!!

Juana dijo...

En mi familia amigo es equivalente a hermano. Le agradezco a la vida toda la gente estupenda que me he ido encontrando por el camino, los amigos de mis padres, de mis hermanos, mis amigos y los amigos de mis amigos han hecho de este mundo un sitio en el que merece la pena estar.
Y sí, es posible mezclar amor y amistad, es una cuestión de generosidad.

Anónimo dijo...

Pues mis amigos son los que cuando estoy con ellos (me y se) muestran tal cual sin pretenciones sin disimulos . Con el que comentas la tonteria mas gorda y te mueres de risa... y el problema del siglo no tienes que cargarselo a ningun amigo,
ese pa la familia.
Los amigos son los que con los gestos y miradas te entienden........tienen su propio leguaje.Os recomiendo la canción de AMARAL, Ooohh miss aaamigos.
sagra.