CABALLOS...

Furia: 2 años. Fue comprado cuando apenas tenía dos meses. Es una caballo blanco, de raza árabe. Lo compró Sebastián Robledo como regalo de cumpleaños de su hija Andrea hace 2 años y medio. Andrea quería un poni. A los pocos meses Furia se convirtió en un gran caballo blanco, poderoso y enorme...olvidado en una de las cuadras de Bodegas Robledal. Una infección en el cuello acabó de sentenciarlo.
Bethesda, 5 años y siete meses. Yegua negra de raza española. Pura raza, comprada al precio de 250.000 euros por Luís Planas, gerente de Telefonía Glam International.
-Un capricho, que de paso es una inversión, la yegua tiene futuro -dijo a sus amigos.
Bethesda fue criada entre algodones, alimentada con los mejores piensos, criada y educada por los mejores criadores del país. Cada fin de semana paseaba a los hijos de Don Luís. El resto de la semana entrenaba. En 2008 ganó la medalla de Oro Nacional de Doma Clásica. Su precio se estimaba en un millón de euros hace seis meses. Un mal tropiezo en una tarde de verano acabó con su pata trasera rota en cinco fragmentos. Ese mismo día fue sentenciada.
Fuego es un caballo pinto, blanco y con grades manchas negras. En agosto cumplió 5 años. Aunque todos sabemos que los caballos no piensan, Fuego aún recuerda las tardes en el campo astur donde se crió. En Abril de 2005 fue adquirido por Luciano Santisteban, propietario de Contrucciones Hermanos Santisteban SL. Recuerda sus primeros años en el prado, los fines de semana junto a su dueño, y las agradables tardes del sur. Hace siete meses que no sale de un establo de ocho metros cuadrados. Nadie limpia su cuadra y hace once días que nadie se acuerda de darle comida. Construcciones Santisteban SL quebró hace ocho meses, Luciano tiene problemas más importantes que acordarse de un saco de pulgas. La crisis fue la sentencia de Fuego.
Bandida es una yegua zaína de siete años. Criada junto a otros caballos en las cuadras de Bodegas Del Pinar. Es la yegua favorita de Borja, primogénito de la familia; un joven de veintitrés años dedicado básicamente a la ingesta de cocaína, los coches caros, la equitación, las mulatas y los buenos vinos. Adora a Bandida, y juntos recorren los interminables viñedos cada tarde. Por la mañana se preparan para la gran competición de salto en las Olimpiadas. Bandida ha sido preseleccionada en los Campeonatos Nacionales. Una mañana el hijo de Don Alfredo del Pinar, completamente borracho, atropelló a Bandida, partiéndole sus cuartos delanteros. Nunca volvió a cabalgar. En una semana un espléndido pura sangre había susituído a la yegua coja. Una borrachera fue su sentencia.
Furia, Bethesda, Fuego y Bandida están sentenciados. Nadie los quiere. Nadie...
Una mañana de Septiembre cada uno de ellos es recogido del sitio donde agonizan y trasladados a una granja para caballos abandonados. Allí llegan arrastrándose, cojeando, y con la mirada en el suelo como jamás un caballo debe andar.
Su destino más habitual habría sido el matadero, donde 20.000 voltios los convertirían en carne para perros. Pero han tenido suerte.
Los cuatro caballos, junto a otros muchos, son almacenados en El Refugio, donde un grupo de voluntarios los cuida a duras penas. Sin ayudas económicas el Refugio apenas da para un poco de paja, agua y pan duro.
Allí conocieron a Althusser, un enorme caballo Holstein alemán de 25 años. Sus antepasados llegaron a España hace más de 70 años con motivo de una guerra entre hombres. Desde entonces se dedicaban al toreo. Cada tarde les tapaban los ojos y recibían con orgullo y aplomo los golpes enérgicos de un toro enfurecido que sólo buscaba un culpable a su dolor. Una enfermedad en los cascos había hecho de Althusser un caballo inútil y también sentenciado. Él les habló a los recién llegados de tierras lejanas. Tierras donde el hombre convivía con el caballo, no sólo lo utilizaba. También lo cuidaban cuando enfermaba. Pero eso era lejos, muy lejos. Ellos estaban en el sur, y allí morirían como lo que eran...animales.
Finales de septiembre de 2009: Un camión de transporte de animales parte de una granja del Sur, dirección Norte. Allí viajan Furia, Bethesda, Fuego, Bandida, Bollycao y Althusser. Destino: Holanda. Finalidad: Curar, tratar y buscar familias de acogida a seis caballos que estaban sentenciados en nuestro pais. Os deseo Suerte.
Tres días más tarde, creo que si no somos capaces de hacernos cargo de nuestras propias miserias, si esos seis caballos (animal olímpico) tuvieron que salir de aquí para tener una vida digna, no debemos considerarnos un país moderno, vanguardista, avanzado, progresista y merecedor de albergar unos Juegos Olímpicos.
(...A propósito de una noticia publicada hace unos días en la prensa)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

tierno y real

Anónimo dijo...

tierno y real