VICIO Y OFICIO

El concepto de culpa: la Culpa. En mi opinión es uno de los inventos más perversos, desagradables, inútiles y tóxicos que hemos heredado en nuestra educación privilegiadamente occidental católica-apostólica-romana.
Existen culturas en las que este sentimiento no existe, pero las grandes religiones monoteístas han hecho de esta sensación casi el eje de su forma de actuar y convencer.
La base de la culpa en mi opinión es verdaderamente maquiavélica: Si no cumples con determinados preceptos (diseñados por un grupo de Iluminados), serás castigado, ya sea aquí en vida, o en el Más Allá. Por ello el simple hecho de incumplir hace que te sientas culpable, pues anticipas el castigo. Para más inri nuestra sagrada religión (queramos o no nos han educado en la moral cristiana) nos dice muy clarito cuando debemos tener este sentimiento terrible y culposo: cuando pecamos. El Pecado, que consiste en infringir las leyes de Dios, nos llevará a la Culpa y al Castigo.
¿Y cuando pecamos? ¿sólo pecamos cuando hacemos el mal? ¿sólo pecamos si hacemos daño al prójimo?. Nooo, eso sería demasiado fácil!
Pecamos cuando incumplimos las leyes que nos han marcado a fuego desde la infancia: Lujuria (instinto carnal, derecho a disfrutar el sexo), Gula (instinto oral, derecho a alimentarnos), Avaricia (instinto de propiedad, derecho a querer lo que es nuestro) , Pereza (instinto corporal, derecho al descanso), Ira(instinto animal, derecho a enfadarnos si algo nos ofende), Envidia (instinto un poco hijoputilla) y Soberbia ( derecho a autovalorarnos) son los siete pecados capitales, los siete Vicios que nos han marcado como Lo TABÚ. Queramos o no queramos, casi siempre que realizamos alguno de estos pecados, sentiremos Culpa, pues eso mamamos desde la infancia, sobre todo si no hemos sido capaces de reconocerlo. Vale, ya sé que tú que me lees dirás que no, que tú estás por encima de ello. Quizás te engañas, pues somos hijos de lo que hemos aprendido. Un ejemplo: ¿serías capaz de salir desnuda/o a la calle sin ningún pudor?
Queda una solución, que nos ofrecen los Iluminados: A los practicantes (que no a los enfermeros) les queda la confesión, el propósito de enmienda, y el rezo de varios padrenuestros para hacer borrón y cuenta nueva.
El resto de la humanidad, se queda con varias opciones:
1.-Te vuelves neurótico al percibir unos sentimientos desagradables ante actos agradables como puede ser la gula, o la lujuria (que debería más bien considerarse virtud (bueno eso ya son opiniones muy personales).
2.-Asumes irás al infierno por vicioso y pasas de todo.
3.-Te decides a seguir otras normas morales, renuncias a credos y te decides a vivir intentando no dañar, y conviviendo con la Culpa o el Remordimiento como mejor puedas.
Desde estas líneas me confesaré, ya que no soy asiduo a otro tipo de confesionarios como bastante amante de los placeres terrenales, tales como la gula, me confieso ciertamente perezoso; por no hablar de la lujuria, que sería motivo de otro post. También un poco avaro o envidioso según los días, e iracundo cuando me levanto de la siesta.
Y tú te preguntarás...¿y por qué Salva suelta todo este tremendo rollo a los cuatro vientos?
Simplemente porque me molesta sentir una sensación de Culpa en determinados momentos en los que, sin hacer daño a nadie, te limitas a ser Feliz.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

apoyo la propuesta..dejémonos de Culpas y vivamos la vida

torsha dijo...

Si no hago daño a nadie con mis actos no me siento culpable de nada... ¿eso es egoismo?

La vida es muy corta como para andar culpándonos sin motivo aparente.

Un beso y que pases un buen día!

Juana dijo...

Yo es que hice terapia, con lo cual detecto cuando "me siento culpable" y lo "bloqueo", se aprende, como todo en esta vida.

Lo mismo que aprendiste a "sentirte culpable" aprendes a "no sentirte culpable", es una cuestión de entrenamiento y persistencia.

Hay dos formas poderosas de manipular a los demás:
-Hacerles tener miedo.
-Hacerles sentirse culpables.