EXPERIMENTO VITAL-2: CONCLUSIONES

(referidas al post anterior del 27 de febrero)
Me lo imaginaba, pero sólo quería comprobarlo (será eso de la deformación profesional), y éstas son las conclusiones de mi estudio acerca de la magia y la Vida:
Casi todos y todas tenemos una serie de momentos y situaciones que consideramos especiales, que lo son para nosotros, pero que también lo son para el resto, relacionadas con tres ámbitos:
Las relaciones padres-hijos (nuestros momentos con nuestros hijos, padres o pareja), recuerdos y cosas que rememoran nuestra infancia.
El desarrollo, disfrute y deleite de nuestros sentidos (olores, sabores, aromas, vistas, caricias, masajes, besos, abrazos…).
El desenfreno de nuestros instintos como animales racionales o irracionales (bailar como un anormal, hacer el amor, reír, contactar con la naturaleza, cantar bajo la ducha como un mono loco…).
También me di cuenta de que hay más momentos de magia de los que a veces creemos, que a veces dejamos pasar esos momentos sin disfrutarlos porque no somos conscientes de ellos, y de que sin duda dedicamos a estos momentos mágicos mucho menos de lo que nos gustaría.
Pero lo más importante es que me di cuenta de algo: Casi todos son gratis. En cambio pasamos una gran cantidad de nuestro tiempo dedicados a partirnos la cabeza por tener más dinero (o no tener menos), viviendo para trabajar en lugar de trabajando para Vivir, y preocupándonos por temas no relacionados con lo que realmente nos importa, lo que realmente nos hace felices, con lo que realmente deseamos Ser.
Por cierto, otra posible conclusión es que todos los que hemos escrito en el post anterior estamos chalados.
A propósito, algún día contaré mi historia con Luis García Montero, pero eso es motivo de otro post.

5 comentarios:

dra jomeini dijo...

Sí, Salva, algo locos sí que estamos...

Matahari dijo...

Como cabras.
Y una puntualización: no es que yo viva para trabajar, sino que trabajo para poderme escapar durante las vacaciones y cuando me jubile (espero). Es la pauta de esta sociedad: o trabajas para poder disfrutar algún ratillo o eres rentista, claro.
Beijinhos

compi1 dijo...

Creo como tú que muchas cosas las ganamos con nuestro empeño y entusiasmo de ser felices. Pero la mayoría de lo que nos hace felices nos lo regalan o lo regalamos (como tus posts), no hemos hecho nada por merecerlo. Y supongo que eso es parte del encanto que tienen.

Juana dijo...

Locos ya estamos, ¡menos mal!
Si no fuese por mi trabajo hay muchas personas que no habría llegado a conocer y ¡me gustan! entre otros tu, la Dra Jomieni, Raquel ....

PD: ¡Ya! ya se que no os conozco a todos, pero os quiero lo mismo.

jorge dijo...

La locura, la verdadera locura, nos está haciendo mucha falta, a ver si nos cura de esta peste del sentido común que nos tiene a cada uno ahogado el propio.
Miguel de Unamuno.(1864-1936) Filósofo y escritor español.