PERO ES QUE...

-Es absurdo, déjalo. No merece la pena.
-Pero es que...
En ese momento Andrés levanta la mano displicente dando por sentado su superioridad intelectual.
-Escucha hija, es absurdo que te dediques a escribir, que pienses en vivir de tus palabras, que creas que algún día alguien se interesará por lo que sientes al mirar la luna.
-Pero es que...
-Debes saber que de cada cien mil escritores, sólo uno puede publicar algún libro. Está estudiado que la probabilidad de vender más de cien ejemplares, una vez publicado es de cinco entre trece mil. También está demostrado que sólo un cero coma dos por ciento de esas personas que logran vender más de cien ejemplares llegan a publicar un segundo libro.
-Pero es que...-dice la joven.
-Ni es que ni nada. Eyla, no te empeñes en lo que es casi imposible. Sólo una de cada cinco mil personas que publican un segundo libro, pueden llegar a vivir de la literatura. No seas ilusa hija. Debes centrarte en lo tuyo.
-Pero es que...
-Sí, ya sé que crees que puedes, que tienes ilusión, y que crees que llegas a la gente, pero hay miles como tú, pequeña. Debes ser más científica, pues eso es lo que tiene futuro.
Y las estadísticas demuestran que es absurdo seguir empeñada en escribir.
El padre y la hija siguen caminando por la ribera del río.
-Papá -dice Eyla parándose un instante.
-Dime pequeña -Andrés mira a los ojos a su hija adolescente. Por fin ha conseguido convencerla.
-¿Mañana iremos a seguir las procesiónes de Semana Santa?
-Por supuesto hija, ya sabes que somos devotos de toda la vida.
-¿Sabes algo papi?
-Dime pequeña...
-Debes saber que desde hace tres mil años ha habido más de doscientos mesías de diversas religiones. No está estudiado, pero calculo que la probabilidad de que una mujer se quede embarazada de una paloma es de cinco entre trece mil millones aproximadamente. También está demostrado que sólo un cero con dos por ciento de los hombres aceptaría que su mujer le dijera: "Cari, un espíritu me dejó preñada". Es más, la ciencia aún no ha podido demostrar siquiera la existencia de Jesucristo. Y la probabilidad de que tras una imagen de madera exista una divinidad es tan remota aquí como en las isla de Pascua, y se estima de una entre cincuenta mil millones.
-Pero es que...-dice el padre.
-Además deberías saber que cada año nos gastamos millones de euros en bordados de oro, plata y lujos para adornar unas imágenes mientras el resto del mundo pasa hambre y miseria.
-Pero es que...
-Sí, ya sé que crees en ello, que tienes ilusión, y que crees que eso llega a la gente, y que hay miles como tú. Quizás deberías ser más científico, pues eso es lo que tiene futuro.
Y las estadísticas demuestran que es absurdo seguir empeñado en creer en algo de lo que no tenemos ni una sola prueba...Pa-pi.

5 comentarios:

VBV dijo...

Excelente.

Ismael dijo...

Que bien se expresa esta jovencita xD

Saludos!!

Anónimo dijo...

Magnífico el relato y la visión que aportas al tema. Por cierto magnéfica también la banda sonora de tu blog

Anónimo dijo...

¡¡ Enhorabuena salva ¡¡, por tu relato.

enfermero9 dijo...

Gracias, tengo un adolescente de 16 años que escribe de maravilla, aún no le he dicho que es improbable que pueda vivir de ello, creo en él. Lo que sí le he dicho es que tiene que acabar su formación académica, por si acaso...