LA MIRADA PERDIDA

Habían hecho el amor durante toda la noche; apenas pararon para compartir un trozo de tarta de queso y el último trago de Martini entre risas y miradas cómplices. Breves islas de tiempo en una noche de pasión y sensaciones.
Sus bocas se fundieron y se convirtieron en una, se desnudaron con la torpeza propia de las prisas apasionadas, rodaron por el suelo en un abrazo desesperado, y una especie de corriente eléctrica recorrió sus cuerpos mientras se movían acompasados, hasta acabar en un estallido de placer que asimilaba a la explosión de miles de fuegos en el negro cielo.
Se tocaron, se besaron, se comieron mutuamente durante horas.
En la nevera del mini bar no quedaba ginebra. Decidieron mezclar ron con refresco de limón.
Por fin, después de mucho tiempo había encontrado lo que buscaba...apenas se conocían, pero tenía la absoluta seguridad de que había llegado al fin de su búsqueda.
En mitad de la madrugada se durmieron durante algunos minutos, agotados, exhaustos, ebrios de sensualidad. Con ese sueño casi mórfico que te arrebata la conciencia después de una sobredosis de pasión, ese sueño perturbador e íntimo que te desconecta poco a poco del mundo. Pero el contacto casual de los cuerpos mientras soñaban, el roce de la piel contra la piel volvió a despertar pasiones jamás sentidas.
Besó cada milímetro de su piel, recorriendo sus curvas y hundiéndose en sus huecos. Acarició su pelo negro, y ambos disfrutaron de una noche de magia.
-Tienes unos ojos increíbles- le dijo.
-Gracias- respondió.
En ese momento un claro entre las nubes dejó pasar la luz de la luna, que atravesó el balcón y se reflejó en sus ojos.
En ese mismo instante saltó de la cama.
Eran unos ojos increíblemente bellos. Era una mirada vacía, hueca, sin alma .
Con prisas recogió su ropa, sus cigarrillos, su alma maltrecha. Y abandonó la habitación en penumbras.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

precioso relato, duro y conmovedor final

Anónimo dijo...

Me ha parecido un relato precioso. Pero por qué la mirada vacia, hueca, sin alma...Por qué no has querido que realmente ese encuentro fuese hermoso?

salva dijo...

Buena pregunta. Imposible de reponder

Anónimo dijo...

Estoy segura que después de una noche así, después de llegar al final de su busqueda la mirada no estaría vacía. Estoy segura que los ojos sabrían expresar todo lo vivido esa noche. Una noche preciosa..