HALLOWEEN: MI AMERICANADA Y YO.

Hoy me voy a disfrazar porque es Halloween. Imagino que si estás leyendo este post podrás pensar que te importa un pimiento el hecho.
El caso es que estoy un poco cansadillo de que algunas personas (o personos) me miren con cara mezcla entre perplejidad y superioridad mientras sueltan la consabida frasecilla-de-los-cojones de que "eso es una americanada que no forma parte de nuestras tradiciones". Y es que las tradiciones simpre me están dando por...saco.
Vamos a ver queridos amiguitos. Ignoraré que realmente es ésta una costumbre de origen europeo importada por los americanos, pues tampoco creo que venga al caso, pero me gustaría hacer algunas reflexiones al respecto:
-No creo que las tradiciones como tal sean algo intrínsecamente positivo ni negativo. Ni las españolas ni las americanas ni las de la Conchinchina. Es tradicional usar el burka en ciertos países, la mutilación genital, o la lapidación, y no por ello es algo bueno en sí. Podemos hablar del tradicional lanzamiento de cabras desde los campanarios españoles o las tradicionales torturas de toros en nuestros pueblos.
-Cuando nuestros antecesores llegaron a América liquidaron su cultura y su tradición e impusieron una lengua y una religión nueva a base de sangre y fuego fuimos a "civilizarlos" (bueno mis abuelos no, porque ésos me consta que se quedaron en España, realmente los que invadieron fueron los abuelos de los que hoy se quejan, pues casi todos tienen apellidos españoles).
Curiosamente muchos de los que se quejan de ciertas evoluciones y cambios sociales, también se quejan del facebook (también estoy cansadillo de oír a los mismos alardear de que ellos no se ponen en el facebook, por no sé qué conspiración, uso de datos y otras patrañas). Imagino al señor jefe del facebook usando mis fotos para...¿qué? Recuerdo que en muchas tribus de África no se dejan fotografiar por miedo.
Los que ya hemos cumplido los treinta debemos tener algo muy claro (yo al menos lo tengo): la sociedad no siempre cambia al ritmo que nos da la gana. Los más jóvenes apuestan por Halloween porque es una fiesta divertida sin más. Los jóvenes están en las redes sociales porque viven conectados, cambian a un ritmo diferente y oyen unas músicas distintas a los cincuentones. Por cierto al próximo que oiga decir "es que en mis tiempos sí que había buena música, no ahora", procederé a estrangularlo, o bien a forzarlo a oir la discografía completa de Los Pecos.
Hoy en día, si te hacen una foto, debes asumir que al día siguiente estará colgada en la red, pues son las nuevas normas sociales no escritas (las leyes van por detrás como siempre), y oponerse a ello es asimilarse a aquellos que creían que los Beatles eran enviados del maligno. En el fondo son argumentos similares a los usados por la Santa Inquisición para quemar a quienes pensaban diferente, o no acordes con la tradición y las costumbres que costó diez siglos de atraso científico a la Humanidad ( y uno más a nuestro país porque nosotros somos más cristianos que nadie por supuesto). Muchos de los que censuran los cambios de hoy son los mismos que hace treinta años gritaban pidiendo cambios, quizás envejecieron mentalmente. Curioso.
Quizás en el fondo muchos se terminan moviendo por una motivación universal: El Miedo. Miedo al cambio, a la tranformación, al placer, al pecado, al distinto. Miedos...
Me negaré siempre a usar la famosa frase de "es que los jóvenes de hoy en día, vaya desastre", "Sólo oyen música que son chum chum" o "están manejados porque no tienen criterio propio".
Recuerdo que las grandes audiencias de programas de telebasura son gente mayor de cuarenta años, que los culebrones insufribles se los tragan las marujas cincuentonas, que no suelen ser los jóvenes los que asesinan a sus parejas.
Quizás no sería mala idea aprender algo de ellos (tampoco todo, la verdad, no logro entender muy bien el argumento de Bob Esponja).
Vivimos en una sociedad conectada universalmente, una sociedad en constante cambio, una sociedad que fluye en red, donde cada cual elige según sus gustos. Es el presente y será el futuro (momento bruja Lola).
Yo elijo lo que me gusta de ella, y esta noche me disfrazaré de niño asesino (ya tengo mis disfraz) y saldré con mi peque y sus amigos. Luego colgaré las fotos en facebook porque me da la gana, porque me divierte y porque soy libre. Porque no tengo miedo a algo que hago en uso de mi libertad sin dañar a nadie.
Seguramente muchos no estarán de acuerdo con esta visión tan simple que tengo de las cosas, pero hay que tener en cuenta que los hombres somos bastante mononeuronales, eso me excusa sobradamente. Por ello si a alguien picó con rascarse se aliviará bastante...
Claro, que siempre es más fácil quedarse al margen y decir que "vaya americanada".

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pos vaYa AMERICANADA........
Pero tienes razon. A mi lo que me da coraje es que de todo esa negocio y mas negocio, y de pronto todo a lo grande...los Españoles mas papista que el papa como se dice aqui.
Saludos y seguro que será divertito.

Anónimo dijo...

Americanada, pues lo es.FELICIDADES,tu peque,sus amigos y tu muy guapos.Un saludo

Juana dijo...

A mi me gusta meditar como los monjes budistas tibetanos, soy "rarita", y adoro a los seres que hacen lo que les viene en gana, si no perjudican a nadie, a los demás les debería importar un bledo.
Veré tus fotos en Facebook ¡bien! jeje