EL REAL MADRÍ

Hay argumentos que se caen por su propio peso. También hay posturas indefendibles. En esta mañana de lluvia y resaca futbolera me voy a plantear algo que hace tiempo me ronda la neurona.
¿Por qué leches soy del Madrid? Es algo que jamás me había preguntado, pero empecé a planteármelo anoche mientras sufría al son del baño de goles de los culés.
-Argumento 1: Soy de Málaga, no de Madrid. No tengo apenas vínculos emocionales con esta ciudad y nunca he visto un partido del Madrid, por ello debería ser del Málaga según ese criterio arbitrario de algunos.
-Argumento 2: Dicen que el Madrid era el equipo de Franco, también de Aznar y el equipo de Régimen. Nada más lejos de mis posiciones ideológicas.
-Argumento 3: El presidente del Madrid es un tipo distante, antipático y con cara de repelente niño Vicente, de esos que ponía la mano sobre su examen para que el de al lado no copiara.
-Argumento 4: Cristiano Ronaldo es más kinki que un tanga con volantes. Hortera, con cara de chulito de feria, engreído y con un punto macarra ciertamente insoportable.
-Argumento 5: Mourninho va de sobrado, de perdonavidas y de fantasmilla ciertamente antipático.
-Argumento 6: Es un equipo soberbio con un punto a veces rancio y ciertamente está mucho más de moda ser del Barça.
-Argumento 7: Para colmo Guardiola es un tipo que cae bien, educado y humilde. Los jugadores del Barca tienen cara de buenas personas y siempre están en su lugar. (¿Alguien sería capaz de atizarle una patada a Xavi o a Pedrito sin pedirle perdón tres veces?) Si es que Iniesta seguro que lo más ilegal que ha hecho en su vida es pegar un chicle en un pupitre.
-Argumento 8: Me suelen caer bien casi todos los seguidores del Barça, pues suelen ser gente con cierto criterio (y digo casi todos porque algunos pueden llegar al mismo punto de Neanderthalismo de los ultrasur).
Pero ahí me veía yo, con mi cerveza y mis patatas comiéndome las uñas y haciendo fuerza para que los de blanco ganaran como fuese.
Y entonces me acordé de cuando apenas tenía seis años y mi padre ponía la radio junto a la ventana. (¡Taaableroooo deporrrtivoooo con Juan Manuel Gozalo!). Cuando el fútbol sólo era los domingos por la tarde. Cuando los domingos por la noche veíamos la Moviola y los goles.
Recordé cómo mis hermanos y yo saltábamos de alegría con los goles de Juanito, Michel o Butragueño. Me acordé de mis tardes en la plaza cambiando cromos de Santillana y Maceda. Cuando no hablábamos cromos de fútbol, sino estampicas de furbolista.
Y me acordé de que cuando tenía cinco años siempre quería que ganaran los de blanco (en nuestra tele en blanco y negro sobre aquella mesita marrón).
Me acordé de los enfados de mi padre con las grandes derrotas en Europa, cuando equipos como el Aberdeen o el Anderlecht eran grandes de Europa. Y de un piso de estudiantes gritando por un gol de Prosinecki. Y de las remontadas, y de los cabezazos de Santillana. Y de una tarde donde casi lloré porque el Tenerife nos arrebató la liga en el último partido (aún recuerdo a Buyo con su gorrita buscando un balón imposible).
En fin, supongo que soy del Madrid porque hay cosas que no se eligen, porque mi padre era del Madrid y porque mi infancia está plagada de Gordillos, Stilikes, Zamoranos y Pirris...
¿Contradictorio? Ciertamente. Pero nunca dije que yo no sea un ser totalmente contradictorio.

2 comentarios:

Paco Bernal dijo...

Hola! La única vez que fui del Madrid fue para una entrevista de trabajo (y era mentira, porque no me gusta el fútbol). Corrijo: en España no me gustaba el fútbol. En Austria me gusta cuando juega España. De todas maners, para mí, que nunca me ha gustado el fútbol, fue muy extraño comprobar con más de treinta años que disolverse en la masa era muy agradable (me expliqué el fenómeno fan). A partir de ahí, cada uno se disuelve como le gusta más. Y creo que lo de ser del Madrid no tiene nada que ver con procedencias geográficas o ideas políticas (a ver cuántos madrileños hay en el Madrid) sino, como tú has dicho, con cierta educación sentimental.
Saludos,
Paco

Juana dijo...

A mi el fútbol ni me gusta ni lo entiendo, lo que si entiendo es que uno no elige a quien quiere .... hay personas y "cosas" a las que quieres sin remedio .... que somos así, como bien tu dices, contradictorios ....

No es por hacer "sangre" pero ¡vaya paliza de goles! .... jajajaja
¡Vamos ánimo! otra vez será