MANUAL DE URGENCIAS PARA FAMILIARES

Ese año la gripe ya no tiene apellido (ni A, ni B, ni porcina ni del pollo), los periodistas ya no informan en directo de cada muerte, pero las urgencias se siguen colapsando a causa de la masiva avalancha de pacientes griposos.
En el caso de pacientes muy ancianos, o muy enfermos, su destino es la zona de observación, donde esperan pacientemente su correspondientes pinchazos, gasometrías, radiografías y aerosoles varios.
Víctor Bárcenas ha decidido que hay que tomar medidas. Después de varios años haciendo guardias cree que no sería mala idea la elaboración de un manual de urgencias.
Pero no un manual para que los médicos recuerden dosis, fármacos o protocolos de actuación. Un manual dedicado al familiar del paciente enfermo.
Son unas reglas básicas que debería seguir toda persona que acuda a visitar a un conocido al hospital si quiere triunfar como los Chichos:
Regla 1: Regla de la estrecha monitorización: Durante la visita no es necesario hablar con su familiar, pero no vaya a olvidarse de que siempre haya alguien observando fijamente el monitor durante todo el rato, no vaya a ser que se le pare el corazon y nadie se de cuenta, cosa harto habitual.
Regla 2: La regla del suero asesino: Deberá usted insistir a las enfermeras en que el suero de su familiar se está acabando, con la consiguiente entrada de aire en el sistema circulatorio de su familiar.
Regla 3: Reglas del intercambio polivalente: Si está permitida la entrada de dos pacientes por enfermo, intentar colar al menos cinco. Si esto no es viable, intentar que cada tres minutos salgan dos y entren otros tres (los que entren es ideal que están completamente desorientados y vaguen durante unos minutos por todas las camas preguntando por su familiar perdido con cara de pánico)
Regla 4: La regla del guiri: Si usted no habla castellano, acudirá a la hora de visita designada, pero evidentemente podrá acudir en cualquier otro momento, hora o instante; entrar por donde le salga de los pirindolos y si alguien le dice que no es hora, siempre le queda la excusa de que usted no se ha enterado.
Regla 5: Insistir en su derecho recogido en la carta de derechos humanos; el médico debe informar a cada familiar que acuda a urgencias. Incluímos en el término familiar al vecino del quinto F.
Regla 6: Regla del riñón engañoso: Debe usted insistir en que su familiar no orina, que esa orina es muy oscura. Igualmente insistir en que no defeca desde hace semanas, que constantemente pierde el conocimiento y que no come. Por supuesto a veces se queda durante varios minutos sin respirar.
Regla 7: Regla de la parálisis súbita: Es importante dejar claro que su familiar hasta hace unos días caminaba, iba al bar a tomar café y jugaba a la petanca.
Regla 8: regla de la resistencia pasiva: Debe usar dos frases al salir a la sala de espera, y es conveniente que la oiga un gran número de personas: "Me parece que lo van a echar para la casa" y "pues que sepan que yo así no me lo llevo".
Regla 9: Regla de la alergia inopinada: cuando el doctor le de el informe de alta y le explique el tratamiento, acuérdese de que precisamente el Augmentine le da diarrea, para que el médico deba cambiar todo el papeleo alegremente.
Regla 10: Regla del síntoma valioso. Una vez corregido el informe y cambiado el Augmentine, dígale al doctor, que se había olvidado de comentarle que su familiar tiene dolor en el pecho desde hace tres días, y que a lo mejor un electro...
Regla 12: Regla del vecino oportuno: Si durante su visita detecta que hay un conocido ingresado, antes de salir deberá cursar la correspondiente visita a dicho vecino, conocido o tío lejano.
Regla 13: Regla de la sugerencia despistada: aprovechar cuando el médico pase cerca para hablar de aquella tía abuela suya que tuvo un principio de apendicitis durante seis meses y al final la operaron cuando estaba pasaba. El médico tomará oportuna nota y solicitará una ecografía urgente con toda probabilidad.
Regla 14, y una de las más importantes. La regla de la incontinencia pertinaz: Solicitar una cuña o botella para orinar a toda mujer con pijama blanco, verde o azul que pase por delante de la cama de su familiar
Con estos valiosas catorce reglas, se puede visitar cualquier hospital del mundo con unas garantías de éxito aseguradas.
PS: Dedicado con cariño a todos los enfermos que realmente están enfermos, a todos los que intentan curarse en nuestros hospitales a pesar de sueros, aerosoles, camillas, médicos, enfermeras, celadores, administrativos...y familiares. Porque mejor tomarse las cosas con humor a quemarse la sangre en el trabajo.

4 comentarios:

nurita dijo...

buenisimo:tan real como la vida misma: q el suero se le está acabando, yo asi no me lo llevo y hasta hace 2 días corría la maraton!!Los grandes clasicos del hospital,jeje

Didi dijo...

Me encanta la regla del suero asesino...XD

hamlet dijo...

Real y exacto, un calco de las urgencias en las que trabajé y me forjé :)
Como bien dices, que el sentido del humor corra... porque si noooo...
Un saludo

Anónimo dijo...

Seguro que todos los que trabajan o han trabajo en un hospital se echan unas risas...sin duda el mejor de tus post!