POLVORONCILLOS

Y como estamos en fechas especiales, los informativos hablan de paz y amor en lugar de informar sobre guerras, asesinatos, violencia doméstica o violaciones diversas, días en los que nos atiborramos de mazapanes y polvoroncillos varios hasta que nuestras orejas destilan grasa en lugar de cerumen; un par de semanas donde todo son buenas palabras (excepto las del oligofrénico que ayer me pegó una pitada del quince por despistarme en el semáforo intentando explotarme una espinillaca del mentón).
Unas fechas en los que todos seguimos con atención el original, estupendo y nunca bien ponderado discurso de su majestad el rey (este año con foto de la selección nacional a la espalda, tócate los catapleins).
Sin duda asistimos a unos días en los que la gente, impregnada del espíritu navideño, se dedica a compatir momentos con la familia en lugar de acudir de forma masiva a los centros comerciales, abarrotar los bares o cometer el terrible pecado de emborracharse como villanos.
Es un fenómeno tan especial que en estos días ni siquiera la gente enferma. Las urgencias hospitalarias aparecen desiertas, pues nadie lleva a su pequeño de dos años (y al hermano de seis) a un hospital por fiebre, tos y mocos de tres horas de evolución.
Es por todo ello, que animado por una alegría directamente inyectada por las palabras del Santo padre en la mañana de Navidad, he decidido entresacar algunas frases que indudablemente están impregnadas de ese espíritu navideño del que todos disfrutamos:
Frase 1; Señor de 45 años, jubilado desde los 30 por lumbalgias varias...usted me pone una ambulancia para mi casa porque pa eso pago el seguro.
Frase 2; Agradable ancianita de pelo blanco , con bastón en ristre y mirada torva...tal y como se lo digo, estuve aquí hace tres semanas con el mismo dolor que hoy, y me echaron sin hacerme ni una radiografía del pie.
Frase 3; Señor inmovilizado, en una camilla, esperando la ambulancia para agudos...y tal como dice el artículo 140 del codigo penal, si me quiero matar cuando llegue a mi casa me mato, y no dude de que lo haré. Que yo entiendo de leyes oiga. ¡Y esa enfermera que deje de mirarme!
Frase 4; Joven de 22 años con cefalea: ...¿y puede poner en el informe que no fumo porros?
Frase 5; El mismo señor del artículo 140: ...a mi no me han traído a la fuerza, de hecho he venido porque la policía municipal estaba mu güena, y si no se lo cree llame usted al alcalde, o si no al Zapatero que seguro le indica.
Frase 6: Señora de nacionalidad británica..sí señoj, me ha mojdido un mono.
Frase 7; Señora de 65 años: ...pues no estoy segura si sangro "por alante" o "por atrás", eso lo sabrá usté que es médico.
Frase 8; Individuo cejijunto y ojiplático:...Doctor, ¿me puede explicar mi electro? Es que soy chapista, y yo algo de esto entiendo.
Frase 9; chica de 27 años. ¡Me parece inconcebible que no tengan un neurólogo de urgencias!
Frase 10: Quizás es la definitiva, para mi la mejor, y sin duda la que hace que siga en esta trinchera donde casi todo se mezcla, y donde muchas veces corremos el riesgo de perder la ilusión por demasiadas cosas.
Hace apenas unos días de esto. Veinticuatro de Diciembre de 2010 (hace años que trabajo en Nochebuena), cuando rondaban las 9 de la noche y me disponía a dar un alta a un hombre cuya edad rondaba los 80 años:
-Doctor, ¿le importaría no darme el alta aún? No tengo a nadie con quien compartir esta noche, y aquí al menos les tengo a ustedes. De todas formas, si es mucha molestia...
El hombre se quedó unas horas más con nosotros.

3 comentarios:

samu dijo...

Frase 8; Individuo cejijunto y ojiplático:...Doctor, ¿me puede explicar mi electro? Es que soy chapista, y yo algo de esto entiendo.

Esta es buenísima, Dios.

Pobre hombre, el que pidió que no se le diera el alta, la verdad que es triste de narices. A veces me da pena ir a visitar a mis familiares al hospital (mi famila es de estas que cuando alguien se pone malo van todos y la habitación del paciente se convierte en un mercado ambulante) por la cantidad de gente que no tiene una sola visita en los hospitales.

Luego es cuando lees la prensa y ves estos programas geniales como "España Directo, etc" en los que un viejecito andaluz pasa sus días de paseo desde su casa hasta el hospital para hacer visitas a esta gente que está sola.

Salva, de verdad, a veces me pregunto para qué estudio lo que estudio. Cuántas cosas voy a "estar obligado a hacer"? Cada vez que leo algo tuyo descubro un nuevo defecto en mi formación. Ya te vale! Jejejej

Que los reyes te traigan muchas cosas. Esta mañana han llegado los míos por correo. Gracias

Anónimo dijo...

Ays, lo que me he reído!
Pobre abuelo.
Hoy salgo de mi casa a eso de las 12.30 y venga a sonar sirenas de la policía, yo flipando, pensando que había pasado algo gordo. Se me acerca un abuelillo con ganas de hablar, y me pregunta si sabía de que iba la movida. Ni idea. Unos metros más allá nos percatamos que todo el ruido de sirenas se debe a la llegada al puerto de Sus Majestades los Reyes de Oriente. Tal cual. Y me cuenta el abuelo que el ruido le asustó porque cuando era pequeño explotó una bomba a unos pocos metros suyos. No me extraña.

Feliz año.

Soraya SMolero dijo...

Buenas Salva:

Muy buena y muy propia la entrada. Yo hice la guardia la Nochevieja, y también hubo un abuelete que se quedó en la urgencia porque no quería tomarse las uvas solo y a la uróloga le dio cosita darle de alta, yo tampoco se la habría dado.

Después de eso me pasé hasta las 10 de la mañana cosiendo a gente con cortes peleas o puñaladas varias. Y lo malo es que como en la localidad sólo hay un hospital, te traían al agresor y al rato al agredido o viceversa, y todos a la sala de espera de cirugía y trauma. Que claro, aquello se convertía en un sálvese quien pueda... Es un día para odiar a cierta parte del género humano. A pesar de ello por dura que sea la guardia, siempre vuelve a brillar el sol. 1 saludo ;)