ÉRASE UNA VEZ...UN MUNDO AL REVÉS

No soy un dechado de virtudes, tampoco un ejemplo para nadie, pero hoy me estoy mosqueando un poco.
Alguna vez pegué un chicle bajo el pupitre y con doce años me pillaron robando un libro en El Corte Inglés (asunto que dará para un post próximamente). Pero hay cosas que no logro explicarme:
- Hace unas semanas leía que señor Rey había dicho que todos los españoles somos iguales ante la ley. Pero si lo pienso bien resulta que él es uno de los que precisamente no es igual al resto de españoles ante la ley. De su yerno, el alto directivo de Telefónica, ni hablamos (mientras tanto cada mes le sigo pagando mis euritos a don Movistar).
-Pero no desfallecí y seguí leyendo las noticias. Entonces  encuentro a un señor Obispo de Córdoba hablando de fornicación a sus fieles, y diciéndoles qué deben hacer con sus pasiones y deseos. O soy medio tonto o resulta que unos señores que no tienen (teóricamente) relaciones sexuales, que no se han casado ni se preve que vayan a hacerlo dicen al resto cómo desarrollar sus vidas sexuales y matrimoniales; imagino que la semana que viene en la hoja parroquial de Fresnadillo de Luerma nos obsequiarán con una selección de posturas aconsejadas o un listado de agujeros prohibidos. Bien.
-Sigo mi amena lectura del periódico postguardia y compruebo que tenemos nuevos ministros, y resulta que a una señora que es médica y con experiencia previa como ministra de Sanidad la nombran ministra de Fomento; en cambio la nueva ministra de Sanidad es licenciada en sociología. O sea, que a lo mejor voy para ministtro de Defensa o de Agricultura y yo sin saberlo.
-En la páginas centrales sale un tipo diciendo muy ufano él que el dinero destinado a ayudar los parados  se lo ventilaba junto a su su jefe en cocaína, putas y fiestas varias. Sólo se me ocurrre un comentario: estos dos eran unos como el Pepe Gotera y Otilio, pero en política.
-Para agrandar mi úlcera leo que el señor hijo de la señora duquesa de Alba (hija predilecta de esta santa Andalucía de toros, flamenco y semanasantas) dice que en esta tierra a los  jóvenes no les gusta trabajar, mientras él se zumba 3 millones de eurazos de subvenciones y un "joven" médico residente andaluz gana por hora de guardia menos de la mitad que un mecánico, trabajando 24 horas seguidas como un verdadero mulo.
-Cuando estoy a punto de convulsionar me encuentro con que a un juez que está investigando unos casos de corrupción lo tienen empurado los mismos a los que él mismo estaba investigando. El Juez en el banquillo y los otros de rositas.
Y por último leo que un lector de mi blog me solicita literalmente: "cambia el fondo es triste". .
Ante todo este mundo al revés se me ocurre pensar que soy bobo, que no me entero de nada y que mejor dejar que los políticos se encarguen de todo esto. De todas formas, por si acaso, provisionalmente he decidido seguir sin ir a misa, no creer demasiado en reyes, nobles y políticos varios, así como mantenerme alejado de juzgados y leguleyos. También me voy a asomar a mirar a ver si veo elefantes de color rosa volando, porque visto lo visto casi nada me sorprendería.
Por cierto quizás deba recurrir a colores como el fucsia, el rosa palo o el amarillo pollo para alegrar este triste blog, pero por ahora, querido lector ( o lectora), se queda como estaba.

3 comentarios:

Matahari dijo...

El blog es tuyo y tú nos lo ofreces generosamente. ¿Cómo que es triste? ¿No le gusta? Pues...eso, lo que tú dices, pero que lo haga él: que publique un blog "alegre" en estos tiempos. Que, por cierto, estaría muy bien, pero tu blog es tuyo. Bueno, no sé si me he explicado bien, pero tienes toda la razón y a mí me gusta tu blog. Si no, no lo seguiría.

Miriam dijo...

Pues a mí me encanta el blog, el fondo, la música... y lo más importante... las palabras que leo en él!

Un abrazo!

amelche dijo...

Pues no te cuento cuando leo yo en los periódicos que en mi región hay aeropuertos sin aviones con estatuas dedicadas al político de turno que cuestan 300.000 euros, Copa América de vela, Fórmula 1 y no sé cuántas cosas más por el estilo mientras que no se les paga a las farmacias porque no hay dinero, ni a los proveedores de los hospitales, ni a los institutos y colegios (tanto públicos como concertados, aunque a mí me interesan más los públicos), que dentro de poco en mi instituto no podremos pagar la luz y nos la cortarán, ni el agua, ni la calefacción, ni las fotocopias...