DISEÑO GRÁFICO

La empatía en mi profesión es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, el intento por conocer  cuales son los sentimientos, motivaciones y pulsiones que mueven la vida de la persona que entrevistamos. 
A través de la entrevista, analizando la forma de vestir,  moverse, hablar, expresarse o manejar los silencios, podemos conocer a las personas, y a veces llegar incluso a diagnósticos bastante afinados.
Es por ello, que haciendo un esfuerzo titánico, y empleando la observación clínica, mis profundos conocimientos médicos y una empatía del copón, .
 Juicio clínico: Daltonismo progresivo severo. Lo mejor de esta portada es el subtitulito: "Madre soy cristiano homosexual". Por otra parte, esos calcetines morados son propios de Ralph Lauren. ¿Y ese jarrón Micénico qué pinta?

Juicio clínico: Estrabismo divergente, o sea que ya sabemos que el tal Roger es bizco, pero no hace falta fardar de ello. No sé si prefiero la camisa, o los pelillos del pecho.
Juicio clínico:  Duelo patológico. Genial el tipejo con pinta de testigo de Jehová un domingo por la mañana, delante de una tumba. ¡Alegría, alegría!
 Juicio clínico: Dislexia mental Estilismo impecable, sonrisa bucólica y una tía buena despampanante, elementos indispensables para dar el pelotazo. 
 Juicio clínico: Parto gemelar complicado de evolución tórpida. Los gemelos Amason y sus cosillas...
 Juicio clínico: dolor abdominal en flanco izquierdo. Efectivamente, este es el chico de Parchís con pose de "comemelo todo".
 Juicio clínico: Síndorme de Rendo (luxación de cadera derecha y mandíbula). Este señor creo que acabó de camarero en un chiringuito de playa, al menos su cara me suena.
 Juicio clínico: no hay diagnóstico, creo que estos dos aún siguen por las playas de Malibú.
 Juicio clínico: síndrome del español medio: calvo, peludo y todo el día con la flauta en la mano.
 Juicio clínico: alopecia galopante hábilmente corregida con unas peluquillas que no se notan en absoluto. Además los cinco padecen una clara imposibilidad para cerrar los párpados.
 Juicio clínico: fiebre del heno.En realidad se trata de una momia de Ramsés III.
 Juicio clínico: Politoxicomanía severa, gran éxito en las gasolineras  en 1982 y siguientes. 
 Juicio clínico: Hidrocefalia galopante idiopática. Estas señoras derivaron al porno blando a finales de los setenta, con gran éxito por cierto.
 Juicio clínico: depresión severa o síndrome de Julián Muñoz


 Juicio clínico: no puedor, no puedor...
 Ojo, volumen 5, o sea, que había 4 antes.


 Juicio clínico: Gastroenteritis aguda. Sin comentarios... 
 Fashion y eurovisivo Heino cinco minutos antes de ser detenido por el FBI sospechoso de ser un ente marciano. 
 Quiero esa camisaaaaaaaaaaaaa.
 Yunga Yunga, Wako wako...
 Gran traje de lentejuelas. Impecable....
Y...¿éstos de dónde han salido?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Son todos horribles. Me gustaría saber de dónde has sacado todos esos discos tan espantosos.Verlos es peor que darse a las drogas duras (supongo).

monica dijo...

Gracias por hacerme reir... He llorado literalmente de risa... y me hacía falta ... Soy una afectada de los recortes sanitarios.... Una interina... Una médico interina un poco más desilusionada que ayer...Poquito a poco... matan mi ilusión...

monica dijo...

Gracias por hacerme reir... He llorado literalmente de risa... y me hacía falta ... Soy una afectada de los recortes sanitarios.... Una interina... Una médico interina un poco más desilusionada que ayer...Poquito a poco... matan mi ilusión...