TODO ES NORMAL

Todo es normal en este país. Me levanto por la mañana y leo que los empresarios consiguen prebendas untando a políticos corruptos. No pasa nada, porque así se lleva haciendo cinco siglos y seguimos respirando.
Todo es normal en este país aunque compruebo que las arcas del estado están vacías porque los poderosos se llevaron todo a paraísos fiscales; pero nada pasa porque así se hacía en tiempos de Felipe II y seguimos vivos.
Todo es normal en este país porque tenemos la mejor liga del mundo y somos capaces de pagar millones para tener a los mejores jugadores, pero no pasa nada porque nos lo merecemos.

Y entonces abro el ordenador y veo una foto:

Un anciano estafado por las preferentes protestaba ayer ante los poderosos. La respuesta de un grupo de jóvenes fue la mofa, la risa y el desprecio.
Entonces sentí un escalofrío al darme cuenta de que esta gente serán en pocos años los de arriba; nuestros concejales, alcaldes y diputados. Sentí miedo por los míos, porque en este, mi país, todo seguirá siendo normal, nunca pasará nada mientras la respuesta ante el que lucha, el que alza su voz, sea la indiferencia.

PS: Seguramente aquel viejo perderá sus ahorros y los chicos volverán con los papás a sus chalets en la sierra. Él caerá con su dignidad y su rabia, ellos vencerán con su dinero. 
Es posible que los de abajo perdamos todas y cada una de las batallas planteadas, pero siempre tendremos la dignidad de saber que peleamos, y la fuerza para seguir luchando por nuestros sueños. 

No hay comentarios: